PUBLICIDAD

domingo, 31 de enero de 2016

Oración a Jesús para suplicar su ayuda en la solución de un Problema

PUBLICIDAD


Muchos de Mis hijos rezan por intenciones particulares. Yo les escucho a cada uno, pero cuando me piden a través de la oración, por algo importante para ustedes, deben dejar ir sus miedos. 

El miedo no proviene de Mi, les es dado por Satanás como un medio de tormento para  ustedes. ¿No lo entienden? Cuando tienen miedo a algo que ustedes sienten que les controla su vida, entonces con miedo más se encona el problema.

Es solo cuando se detienen y Me dicen:
Jesús, yo Te entrego todas mis preocupaciones en este asunto 
(decir lo que se necesita) 
 confiando en que el problema es ahora 
Tuyo para que lo resuelvas de acuerdo a Tu Divina Voluntad. 
Amén.

Que sus mentes puedan estar en paz, eso es lo que quiero decir por confianza, niños.

La confianza en Mí, significa que ustedes demuestran una gran fe. Tengan fe en Mí, Yo morí por sus pecados, por cada uno de ustedes que vive aún en esta época. ¿Por que no confían en Mi?


Comentario nuestro: Por favor por grave que sea el problema e incluso por lo sorpresivo, no debemos entrar en pánico. 

Tomemos una imagen de Jesús, un crucifijo y recemos esta oración entregada por Él.

Dulcísimo y Padre amantado de mi corazón, a ti te elijo como mi protector en vida y en muerte; y consagro a tu culto este día, en recompensa y satisfacción de los muchos que vanamente he dado al mundo, y a sus vanísimas vanidades. 

Yo te suplico con todo mi corazón que por tus siete dolores y goces me alcances de tu adoptivo Hijo Jesús y de tu verdadera esposa, María Santísima, la gracia de emplearlos a mucha honra y gloria suya, y en bien y provecho de mi alma. 

Alcánzame vivas luces para conocer la gravedad de mis culpas, lágrimas de contrición para llorarlas y detestarlas, propósitos firmes para no cometerlas más, fortaleza para resistir a las tentaciones, perseverancia para seguir el camino de la virtud; 

particularmente lo que te pido en esta oración  
(hágase aquí la petición) 

y una cristiana disposición para morir bien. 

Esto es, Santo mío, lo que te suplico; y esto es lo que mediante tu poderosa intercesión, espero alcanzar de mi Dios y Señor, a quien deseo amar y servir, como tú lo amaste y serviste siempre, por siempre, y por una eternidad. 
Amén.



SUSCRIBETE AHORA PARA RECIBIR CADA DIA LAS ORACIONES MAS PODEROSAS

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SUSCRIBETE AQUÍ.. Y RECIBE TU LIBRO DE ORACIONES